Fantasmas del pasado, adiós.

Dublín, Duibhlinn, que significan laguna negra, se ha tragado parte de mi oscuridad.

Volar hasta allí ha supuesto un paso adelante para mi recuperación. Es un viaje en el que dejo fantasmas en ciudad. En los que me he liberado, de los recuerdos que tenía enterrados en lo más profundo de mi mente y mi corazón.

Ahora quiero vivir.

Miro a mi muñeca izquierda, donde siempre solía llevar el reloj que me regaló mi padre, y veo que no lo llevo, porque las cicatrices aún escuecen.

En su lugar llevo pañuelos de colores para ocultar lo más horrible que suele hacer mi mente cuando no encuentra paz ni salida.

Hay días en los que me encantaría olvidar todo lo que hice, pero no puedes borrar el pasado, tampoco puedes vivir allí eternamente. Si mi pasado fuese hermoso, no duraría en regresar a él cada vez que pudiese.

El año pasado cuando viaje a Dublín, descubrí lo pequeña que es la ciudad y lo viva que está, al aprender la historia de la ciudad y sus habitantes, no puedo creer como siguen en pie. Recuerdo como al llegar caía la lluvia, como olía el asfalto, como me sentí perdida al llegar, como me lancé a los brazos de mi amiga, como un bote salvavidas. Sabía que me estaba precipitando al vacío.

Lo supe cuando al volver a mi casa, vi las fotos y vi mi rostro, vi un rostro desconocido, un rostro frío, duro, perdido, distante, un rostro sin sentimientos…

En ese punto no sabía lo que iba a pasar en los meses futuros…

Ahora después de seis meses, vuelvo a caminar por las calles de esa ciudad muy ajena a mi mundo, y me descubrí en cada calle sola, y sé que he estado sola mucho tiempo, que llevo muchas cargas en mi alma, así que en cada calle, me detenía y dejaba parte de mi culpa, de mi odio hacia mi misma, en una esquina, donde el viento soplaba, en las calles cerca del río donde la bruma del mar iba llegando al pasar las horas.

Cada paso, cada calle de ese lugar desconocido ahora guardan alguna lagrima y algún recuerdo que quiero olvidar.

Mi ciudad, mi vida está llena de mis mas crueles recuerdos, esta ciudad ya no puede guardar más mis secretos, así que el viajar me ha ayudado, me ha liberado un poco de mis fantasmas.

Adiós, adiós pasado, vuelve cuando quieras volver, porque soy más fuerte hoy, y mañana un poco más.

Adiós pasado, ya no me puedes hacer daño.

20190419_205214

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s