Juanela continúa viva.

Cuando iba al colegio, siempre me viciaron las letras, unir palabras y crear un mundo entero con un papel y un lápiz.

A medida que avanzaba en los cursos de la escuela y el colegio había más asignaturas, matemáticas, física, química, ninguna de mi agrado. Fue ahí cuando lo supe, las letras eran lo mío, aunque mis padres me impusieran los números, soñaban con que fuera arquitecto o médico, refundí mis palabras, las escondí.

Y sólo las dejaba salir de vez en cuando, y me sorprendí cuando había tantas y tantas palabras que querían salir pero no podían, no obstante encontraron un hueco, un resquicio de mi mente para salir en forma de dibujos, de bocetos.

Fue una profesora a la que todos odiaban la que vio algo en mis dibujos, su nombre era Juanela la recordaré siempre, olía a tabaco, a café fuerte. Tenía la voz ronca, tan ronca que parecía de ultratumba.

Tenía frases muy célebres ” quiero esa bata como las joyas de la corona” no le gustaba vernos llenos de pintura, más de lo estrictamente necesario.

Era una profesora estricta, sin lugar a dudas, le gustaba el orden, el silencio y que cada uno se fundiera con el trabajo encomendado.

Para mi el silencio no era un problema, era mi segunda lengua. Sabía guardar silencio mejor incluso que el mismísimo silencio.

Cuando dibujaba era como si entrara en un trance, el ruido, los recuerdos, el dolor, los problemas, todo se fundía en negro, se evaporaban.

Y delante de mi solo quedaba un bloc, un lápiz y una goma de borrar.

Como podéis suponer los trabajos de mi infancia no eran obras de arte, no era más que pintar mosaicos, paisajes, algo abstracto era lo más lejos que llegábamos pero para mi era un nuevo mundo por explorar.

No sé cómo se sintió Niel Armstrong al pisar la Luna pero el primer trazo en ese folio en blanco fue como llegar a algo desconocido.

No tengo talento, nunca estaba contento con mis bocetos, y cuando guardaba aún más silencio de lo normal, era Juanela la que me llamaba hasta la mesa del profesor, se ponía las gafas, se las ajustaba una y otra vez, giraba la cabeza, levantaba la vista un poco y sonreía de medio lado, parecía más una mueca que una sonrisa pero yo sabía que sonreía y me decía continúa, nada más, ni esto está mal, ni borray mucho menos me arrancaba el folio como lo hacía con otros compañeros, sólo me decía eso: continúa. No sé que veía en mis dibujos, no sé si merecían la pena, si había algo que yo no era capaz de ver.

Cuando sonaba el timbre que daba por terminada las clases, yo volvía a mi pupitre y miraba mi dibujo, continúa me decía a mi mismo. Tardaba toda una vida en guardar los lápices de colores y todo mi material de pintura. Trataba de ver eso, aquello que había hecho sonreír a la profesora más odiada y no sólo yo lo intentaba, incluso otros compañeros se levantaban a ver mi trabajo, con ojo crítico. Muchos de ellos expresaban su opinión, mi dibujo es mejor o está profesora ya está lista para jubilarse.

Fue así que después de cada clase de dibujo o de cada charla con Juanela cerraba mi bloc de dibujo, guardaba todo deprisa y no dejaba ver a nadie más lo que había trazado o la pincelada que había hecho.

Ese continúa se quedaría entre mi profesora y yo.

Sería mi nuevo secreto.

Mi último año de colegio, fue la última vez que dibujé y la última vez que vi a Juanela, nunca la he traído a mi memoria hasta ahora, cuando siento que no avanzo que hay algo en mí encerrado y todos los que me rodean me observan, los que me conocen bien me dan ánimos, cuando yo ya quiero cerrar todas las puertas de mi vida, cerrar el último capítulo de ésta, es cuando escucho ese continúa.

Y vuelvo la vista atrás y vienen a mi mente recuerdos de todo tipo; felices, tristes, amargos, dolorosos, y pienso en que estoy vivo.

Que no puedo quedarme eternamente en el dolor y si lo hago, puedo hacer uso de él y sacarlo en forma de dibujos o de letras para formar el cuento de mi vida.

Para decir a otros, a todo aquel que necesite escuchar ese continúa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s