El amor más allá de la palabra.

Con el rostro desencajado, así me quedé al ver esa foto, me repetía esa podía ser yo, la de la foto podría ser yo, la de sonrisa amplia y ojos llenos de felicidad podía ser yo. Pero no.

No lo era, había sido tan cobarde que di un paso atrás y lo dejé todo. Había sido una carcasa, un cuerpo muerto, un fiambre sin sentimientos o eso creía yo.

Nunca creí en el amor, nunca.

Para mi lo real era la luz del sol que se pone día si y día también, para mi lo real era lo que veían mis ojos pero nunca vi amor, jamás podré explicar el significado de esa palabra.

Cuando buscaba en el diccionario de la Real Academia de Español, la una respuesta era que es un sentimiento.

Me burló de esa definición, ¿cómo pueden definirla en cuatro o menos líneas? Así que una vez más me hallaba perdida. Y cuando supe que el amor te puede hacer que dejes de ser quien eres o que te puede cambiar, decidí huir.

Fue la respuesta que tuve en ese momento, ante lo desconocido, huía, ante todo aquello que no tenía definición, lo dejaba olvidado en un rincón de mi mente y corazón. No me aportaban nada.

¡Qué tontería! ¡Qué estupidez! ¿No soy capaz de sentir? ¿A caso soy un dios? ¿soy una máquina? No, soy una simple mortal que jugó a ser invencible e insensible.

Por eso sé ahora que todo lo que dejé atrás valía la pena, valía la pena intentarlo, valía la pena ser Ícaro y tratar de tocar el sol aunque muriera porque ahora el y si me está matando.

Me está matando ver esa fotografía preguntándome y si hubiera sido valiente. Si lo hubiera sido habría conocido lo que es el amor.

El amor más allá de una simple palabra… hubiera experimentado un corazón roto, hubiera conocido lo que es llorar por amor y vivir por él.

¿De qué sirven ahora todas estas preguntas? De nada.

Ahora lo sé, ahora lo comprendo… Aquí parada en medio de la nada, aquí en el fin del mundo, donde mis ojos no ven más allá del horizonte, donde cielo y mar se unen, es cuando entiendo perfectamente que el miedo no sirve de nada.

En mi mano derecha sujeto esa fotografía, ni siquiera sé porque la imprimí, ¿para hacerla más real? Seguro. Me pregunto ¿qué quieres sentir? Y sólo puedo pensar en ser amada por esa persona que abandoné, por cobarde.

Han pasado muchos años y han pasado muchas otras personas por mi vida, pero nadie como aquella que mi hizo sentir tonta por no reconocer un sentimiento que hasta los bebés son capaces de reconocer al sentir por primera vez el tacto de la piel de sus padres.

Pasarán años luz, no existiré y el pasado no volverá, no habrá nadie que me recuerde pero si recordarán la palabra amor.

Si el ser humano se ha extinguido, si la raza humana ha desparecido y habitan otros seres vivos y desconocidos, espero que conozcan está palabra: Amor.

No hace falta nada más, ni odio, ni rencor, ni arrepentimiento; sólo amor.

Y espero que sean todos valientes para ver el mundo y sentir más allá que en una simple fotografía preguntándose todos los días y si…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s