Ayer

Ayer cuando te vi, supe lo que siempre había sabido que eres el amor de mi vida.

Ayer cuando te vi, me declaré platónica, siempre pensé en Platón y el amor como algo incompleto y carente de sentido. Pero ayer al cruzar las miradas supe que éramos un ser de cuatro brazos y cuatro piernas y un solo corazón que fueron separados.

Ayer sabía que eras mi otra mitad, sin embargo yo no era la tuya.

Tu ibas del brazo de alguien más, llevabas tu sonrisa de felicidad, esa que ponías conmigo en contadas ocasiones.

Ni Platón, ni Freud, saben de amor, ni yo sé de amor porque aquí sigo esperando a que vuelvas con sólo dos brazos, dos piernas y un solo corazón que late por ti.

Un corazón que cada día se marchita, se muere un segundo, a la espera de su otra mitad.

Ayer cuando te vi, soñé un futuro que hoy con las lágrimas sólo es borroso.

Mi futuro es el mañana del que nunca seremos parte tu y yo. El nosotros nunca existirá.

Tú y ella viviréis.

Vosotros existiréis.

Yo desapareceré.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s