Mi pasado eres tú

Hay una frase que utilizan mucho nuestros abuelos, no hay que echar la vista atrás ni siquiera para tomar impulso, o quizá la dice mucho mi abuelo.

Creo que esa frase tiene tan poco sentido para mi, creo que incluso para todos.

La razón es muy simple, cuando pasó por la zona de historia de la biblioteca siempre viene a mi mente esa frase y pienso que muchos comparten esa idea, de otra forma no entiendo como el ser humano ha repetido una y otra vez, los mismos errores, es decir, ha habido dos guerras mundiales, con el cambio de algún que otro actor pero con el mismo resultado la muerte de miles y miles de personas.

Y no es por ser pesimista, pero no podemos negar que todas las señales de los movimientos políticos, económicos y sociales, apuntan hacia una posible tercera guerra mundial.

Aunque no hace falta hablar en temas globales, basta con ver a una persona en particular y observar su comportamiento, cada cierto tiempo vuelve a cometer el mismo error porque no ha sido capaz de ver al pasado con una mirada analítica y crítica para poder vivir en paz en su presente y luchar por su futuro.

¿Merece la pena mirar atrás? Yo digo que sí, sin mi pasado no sería capaz de saber que a mi hoy le haces falta tú.

Un tú, que tiene nombre y apellido.

Mi pasado me ha permitido construir mi presente y hacerme plantear mi futuro.

Quiero saber porque al caminar por las mismas calles que caminábamos hace cinco años me siento distinta, porque tomar café a las cinco es tan difícil que siento como el corazón late distinto.

El motivo es obvio no estás aquí, conmigo. Tengo que observar el paso del tiempo sola. Ver pasar una estación tras otra. Contar los segundos hasta que sean horas porque sé que ya no volverás.

Hay un lugar que duele ver cada año, ese parque que estaba cerca de nuestra casa, veo caer las hojas de los árboles cada otoño, y florecer en primavera, me siento bajo la sobra de sus árboles que me cobijan durante el verano, y veo las ramas desnudas en invierno, ese lugar tiene tu nombre escrito en cada esquina, y solo me puedo preguntar ¿dónde estás?

Aunque no tiene sentido preguntarme dónde estás porque sea dónde sea que estés, yo no estoy ni estaré a tu lado.

He pasado la última semana viendo vídeos, fotos, leyendo mensajes y cartas desde el día en que nos conocimos.

Ha sido y será el viaje más doloroso que he hecho al pasado, pero creo que ha sido necesario para poder aprender de mis errores. ha sido necesario para dejarte ir, para dejarte marchar.

Es verdad, cometí muchos errores, te lastimé inconscientemente y en ocasiones fuistes tú el que me hizo daño. Pero nunca fui sincera conmigo y oculté todos mis sentimientos por ti.

Nunca te dije te amo, mis palabras más dulces y elaboradas las guardaba para mi. Guardé silencio desde que supe que había otro motivo para que mi corazón latiera, no solo por el fluir constante de sangre, sino por amor también podía latir mi corazón.

He llorado por las calles que nos conocían, por las escaleras, por las estaciones de metro, por las noches y madrugadas. Aceptando mi pasado, aceptando el espacio vacío a mi lado.

Ese espacio que miro cada vez que veo algo gracioso, o tengo un comentario estrafalario porque solo tú podías entender mi lógica y filosofía de vida.

Lo recordaré, no lo dudes, recordaré cada instante vivido a tu lado porque los recuerdos más bonitos los tuve junto a ti.

Quise ser la protagonista de tu historia de amor, pero no fui más que un personaje secundario, esos de los cuales te olvidas al cabo de finalizar la película, es más no solo fui un cameo en tu historia. No puedo imaginar que hubiera cambiado para no terminar siendo así porque el hubiera no existe ya entre nosotros dos.

No sé cuanto dure este viaje, por mis recuerdos, solo sé que es un viaje necesario para poder dejarte ir de mi mente y no construir un cuento con tu nombre al lado del mío.

Mi pasado eres tú, por el momento mi presente eres tú, sueño con un futuro dónde estés tú, pero no es lo mismo soñar y que sea una realidad.

Te dejaré ir, te lo prometo, cuando esté preparada, te dejaré ir y no volveré a ver atrás con los ojos llenos de llanto, sino con una sonrisa y mirada alegre.

Adiós pasado.

Adiós mi amor.

Anuncios

3 respuestas a “Mi pasado eres tú

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s