Mi decisión e indecisión

Ya lo sabe todo el mundo, que eres al que amo.

Mis versos, mis escritos, mis pensamientos, mis sentimientos, están plasmados en hojas de papel.

Para muchos, unos cuantos pocos, no dejarte ir es un error, pero para mi eres una razón para vivir, aunque tú no lo sepas.

Te amo desde la lejanía, desde la oscuridad del día, porque en el fondo de mi mente, que es la que manda, no te puedo decir todo lo que siento.

No por miedo, o sí,  sino porque si vuelvo a tu vida seré un huracán, un terremoto y una tempestad.

Te conocí cuando todo iba mal, aún así te amé, sin embargo ese minuto cuando te conocí y te deje entrar en mi vida fue un error, no para mi, sino para ti.

Tendría que haber dejado que decidieras tu mismo tu destino, pero fui egoísta. O mejor dicho tirana.

Sea cual sea el final quiero que sepas que te quise, te sigo queriendo, dicen que el primer amor no se olvida, y espero no olvidarte, y cuando me ataquen tus recuerdos seas una sonrisa en mi corazón.

Y sólo espero que yo sea un recuerdo feliz en tu memoria.

Porque no nos mata el tiempo sino el olvido.

Y yo aún no te he matado.