Lo siento

Querida familia:

Lo que estoy apunto de escribir, va a ser lo más doloroso que he hecho. Estáis avisados, si alguien quiere dejar de leer, ahora es el momento.

Desde el 2005 más o menos empezó todo.

Aunque quizá comenzó desde que era una niña, eso aún no lo sé…

No sé en qué punto de mi vida, cambio todo, sólo recuerdo que en ese año mi cabeza o mente, hizo un click y perdí contra mis peores pensamientos.

Al principio no era consciente de que tenía un problema, por muchos años, considere que simplemente era más sensible que los demás.

Vosotros mismos sabías que si me decíais algo con un tono más fuerte de lo normal, yo era un mar de lágrimas, incluso yo, en momentos determinados lloraba sólo por el hecho de llorar. La anécdota que tengo grabada es cuando no quise comer lentejas de pequeña y mi padre me regañó, de la impresión me desmayé y tuvo que venir hasta mi abuelo a ver que pasaba, supongo que ya desde pequeña había algo escondido que afloró con el paso del tiempo, para los que seguís leyendo, quiero que quede claro que NADIE, absolutamente nadie tiene la culpa.

Lo que me pasa, le podría pasar a cualquiera.

En este caso fui yo, está demostrando por algunos estudios que hay personas que son más propensas a ser así, más sensibles por decirlo de una manera más suave.

Intenté por mucho tiempo luchar yo sola, me gusta hacer las cosas sola y sin preocuparos, os quiero tanto que no quiero que veáis el lado más oscuro de mi. y por mucho tiempo funcionó, sin que lo supieras y sin tener que ir al médico…

Pensé que lo había conseguido, pero solo era el ojo del huracán, era el inicio del fin.

Estamos acostumbrados a no contar nada, a olvidar todo, o simplemente mentirnos a nosotros mismos.

Quería seguir así pero no funcionó, mi mayor temor era que no pudiérais contar conmigo, o que pensárais que estaba mal o enfadada por culpa de vosotros, pero no es así.

Es una lucha diaria, hora a hora, quiero salir adelante, pero en el caso de que no lo consiga, quiero deciros lo mucho que os quiero a todos, en los días más negros, siempre me viene a la mente vuestros rostros, así que quiero daros las gracias.

Papá, no sabes cuanto siento haberte defraudado una y otra vez, eres el príncipe de mi cuento, y solo he querido que vieras mi lado bueno, sé que enterarte de todo lo que me está pasando te ha dejado descolocado, pero no pienses que me has fallado, nunca pienses eso, has sido el mejor padre que podría tener y Dios me ha bendecido al tenerte como mi papá, me has protegido, cuidado, y hecho lo imposible por mi, todas las horas robadas al sueño por trabajar, y por sacarnos adelante, eres mi orgullo y por ello me duele tanto haberte defraudado, por dejar que mis demonios sean más fuertes, no tienes la culpa de absolutamente nada, quiero que esto te lo grabes a fuego en el corazón, no has podido ser mejor padre, he sido yo la que te ha fallado como hija, perdóname por querer escapar día sí, día no, de esta vida que me has dado, de querer dejar este mundo y a todos vosotros, perdón papi. No dudes de cuanto te quiero papá te quiero tanto pero tanto que las palabras se me quedan cortas. Con lo que a ti y a mi nos gusta hablar, dice mamá que somos iguales y por eso chocamos tanto pero yo creo nos entendemos mejor por el mismo hecho. Vendrán momentos difíciles, sin duda, pero sé que saldrás adelante papá, eres el compañero, amigo, y amor de mamá, así que tendrás que estar a su lado y seguir adelante, nunca mires atrás, nunca. Te amo papá, por siempre hasta el fin de mis días.

Mamá, gracias por darme la vida y perdón por querer terminar con este regalo que me ha dado, perdón mami, lo siento tanto pero tanto, mama le juro por Dios que no ha tenido la culpa de nada, de absolutamente de nada, ha hecho todo lo que una madre y más puede hacer por una hija, he sido yo la que le ha fallado, la que no ha podido con esta vida, he sido yo la que simplemente ha dicho basta y quiere dejar todo atrás, le prometo que estoy luchando, por usted y papá, por todos, sé lo dificil y lo duro que le está siendo verme así, que está cansada de todo, lo siento mami, lo siento, la quiero tanto pero tanto que si sigo aquí luchando es por usted, papá y mi hermana.

Hemos hablado tanto y con sinceridad que no le voy a ocultar que pienso en morirme todos los días a todas horas, en que quiero morirme, es un proceso largo y duro de luchar, y no estoy segura si habrá algún momento en el que sea yo, porque no sé quien soy mamá. Así que no sufra más por mi, no me mire como si me fuera a romper a cada segundo, que sino le contesto el teléfono es algo malo, muchas veces lo que necesito es estar sola, es algo confuso pero es lo que me sienta bien, así estoy tranquila, y ver como se consume por mi, ver los sacrificios que hace, me duele aún más.

Mamá, tiene una vida por la que seguir adelante, hay personas que la necesitan más que yo, quiero que se cuide, que vuelva a ser la mujer fuerte y valiente que siempre ha sido. Tiene que seguir dando batalla, hasta el último día, quiero que viva primero por usted y luego ya por todos, pero si usted no está bien, no sirve de nada vivir por los demás.

Y ahora bien, la pregunta del millón, que os estaréis preguntando desde el principio ¿Por qué os estoy contando todo este rollo?

Simplemente porque no puedo hablar de frente y me es más fácil contaros todo por escrito y porque quiero que todo lo que diga quede grabado en vuestras memorias, por sino me sé explicar. Como os dije llevo años luchando contra la depresión, al principio no sabía que me pasaba, y me acostumbre a ello, no busqué ayuda porque creía que no lo necesitaba, que como muchos piensan es simplemente “ponte bien”, “se feliz”, y todas esas frases que se dicen cuando alguien está triste pero es mucho más que eso.

Para que me entendáis esto es lo que siento: Estado de ánimo irritable o bajo la mayoría de las veces, lo habéis notado un par de veces. Dificultad para conciliar el sueño o exceso de sueño, espero que ahora me entendáis por que duermo mucho o hay días y días en que no duermo. Cambio grande en el apetito, a menudo con aumento o pérdida de peso, en mi caso hasta ahora el apetito me cambia pero solo aumento de peso. Tengo cansancio y falta de energía, casi siempre, y aquí viene lo más peligro, hasta hace un año más o menos era capaz de controlar mis sentimientos de inutilidad, odio a mi misma y culpa, que aunque me digáis no tengo culpa de nada, la culpa no me deja dormir, me siento culpable de todo, absolutamente de todo, incluso si no se podía evitar, me echaré la culpa siempre. Me cuesta no pensar en ello pero en alguna hora del día estoy fustigándome por cualquier cosa o palabra que haya dicho o no. Dificultad para concentrarse, si me veis leyendo, viendo la tablet o la tele, es porque necesito tener todas las cosas a la vez, porque sino siento que el mundo se apaga y mi mente no está donde tiene que estar.
Movimientos lentos o rápidos, voy a mi ritmo, muchas veces despacio, otras deprisa, no hago las cosas cuando las tengo que hacer, inactividad y retraimiento de las actividades usuales, simplemente no quiero hacer nada, no me apetece, y si intentáis que haga algo, me siento peor porque os estoy fallando y me culpo por no ser como queréis que sea.
Sentimientos de desesperanza y abandono, aunque esté rodeada de todos, simplemente me siento sola, no hay forma de que hagáis que me sienta mejor, nada de nada, es algo en lo que estoy trabajando pero espero que me entendáis, os estoy contando todo esto porque me he cansado de llevar una máscara las 24 horas del día. Este es el punto que más miedo da, pero quiero que estéis preparados, este ultimo año me han acompañado pensamientos repetitivos de muerte o suicidio, no sé aún como controlarlos, sé que os da miedo escuchar estas palabras pero quiero que quede muy claro que nadie tiene la culpa, absolutamente NADIE, mi cerebro funciona así, simplemente me falta algo pero quiero que sepáis que estoy trabajando en ello, ya llevo con un psiquiatra casi tres años, y es como cualquier doctor, como si estáis malos del estómago y vais a ver a médico, o si os rompéis un brazo y vais al hospital, pues es lo mismo, hay algo en mi mente que necesito un especialista, esta siendo una batalla dura, pero no quiero que me miréis diferente, ni siquiera que penséis que soy débil o que tenéis que cuidar de lo que decirme, tenéis que seguir como siempre con vuestras vidas. Cada uno tiene que luchar con su infierno y su cielo, esta es mi lucha y si salgo quiero hacerlo sola, porque si me protegéis, el día que me hagáis falta, no sabré vivir.
Y la depresión siempre va de la mano de la ansiedad, es vivir en eterno miedo de que algo va a pasar, cuando pasa algo con alguno de ustedes, creedme yo lo siento igual que vosotros, sufro con vosotros y aunque me digáis que no es mi problema, siempre sentiré que es mio también.

Quizá soy muy pesada con muchas cosas pero cuando alguno de vosotros bebe alcohol yo siento que me muero, esto es lo que siento tanto física como mentalmente, primero una preocupación constante y excesiva, pienso en mil escenarios y tengo dificultades para concentrarme, la aprensión, no os enfadéis si me olvido de algo porque los olvidos son frecuentes, me enfado constantemente pero no es contra vosotros el enfado es contra mi, tengo una sensación de agobio, inquietud o el miedo a perder el control, en si en que pase algo malo. y esto es solo lo que pasa por mi cabeza, y hasta entonces con respirar, y tratar de enfocarme en otras cosas me ayudaba. pero ha ido evolucionando como una enfermedad más y ahora también lo sufro físicamente.

Lo siento mamá y papá que me hayáis tenido que ver en esos ataques de pánico, pero sabed que es normal la sudoración, palpitaciones, dolor en el pecho, dificultad para respirar, mareos, temblores, hormigueos, náuseas vómitos y dolor de cabeza….

Es lo que he experimentado hasta ahora.

¿Me podéis ayudar? No lo sé la verdad, por el momento voy al psiquiatra y estoy tomando medicación, he llegado a un punto en el que necesito más medicación y así es como me vais a ver durante una temporada, hasta que mi cuerpo asimile la medicación, primero tendré muchas bajadas, y poco a poco la medicación y la terapia me ayudarán, ¿cuándo estaré bien completamente? No sé la respuesta, ¿Me podéis ayudar? ni si, ni no, tampoco lo sé. Solo sé que estar detrás de una máscara y aparentar sentirme bien, no ayuda a que me sienta bien y es casado, estoy agotada, muy agotada, y creo que, mejor dicho confío en que me entendáis, y pase lo que pase, sabed que os amo, con nuestros más y nuestros menos sois mi familia. Y que os tenéis los unos a los otros.

Este mensaje va dedicado a todos, a los más mayores, a los padres, a la familia, a todos que se identifican con estos síntomas, para todos aquellos que sufren alguna enfermedad de salud mental, no estáis solos, buscad ayuda.

Os pido perdón por todo lo malo, por no ser quién creías que era.

Perdonarme.

Att:

Una paciente más del siglo XXI

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s