El collar perdido

Nunca creí que perder algo doliera.

normalmente siempre pierdo las llaves, y me causa problemas en el el trabajo, o en casa, pero tarde o temprano, siempre más temprano termino encontrándolas. Es más pensaba que las personas que pensaban en los objetos dándoles valor sentimental estaban locas.

Pues puedo decir que oficialmente estoy loca.

Tengo pocas cosas que tienen valor para mi. Son regalos de las personas que significan o han significado para mi todo.

Guardo de una buena amiga un juego de monopolio, ha pasado más de diez años desde que me lo dio, muchos me han dicho que lo tire, pero nunca lo he tocado, lo tengo en mi mesilla de noche, y así me siento un poco más cerca de ella. Nos separa un océano y varios kilómetros y tener ese juego me recuerda todo lo vivido con esa persona.

Tengo varios regalos de una amiga, pero el que llevo conmigo siempre es un pequeño bolso de Jerusalén, de tierra Santa, ella es más que una amiga es mi hermana mayor y no hay sangre que nos una pero para mi ella es parte esencial de mi vida.

Tengo un anillo, lleva grabado el nombre de mi hermana de sangre, de mi pequeña heroína que me ha salvado y tiene tanta fuerza que me ha defendido cuando tendría que haber sido al revés. hemos pasado por mucho las dos, tenemos recuerdos que nos unen. Y en ese anillo llevo escrito su nombre y ella lleva uno con mi nombre escrito.

Y finalmente está el collar perdido, nunca me había enamorado, incluso hoy a 5 de enero del 2020 a a las 22:23 de la noche, sigo sin saber que es el amor, pero sé que es la única persona que ha hecho latir mi corazón como lo describen los libros de las novelas románticas y lastimé en nombre de ese amor, nunca le pude dar una explicación a mi comportamiento. Y creo que nunca podré. Aunque haya pasado el tiempo, y sean años los que no nos vemos, sigo sintiéndome igual que cuando le conocí.

Él me dio dos collares, el uno lo utilizo en momentos importantes, el collar perdido casi todos los días. Me siento segura y un poco más yo, la chica de mis veinte. La que se escapaba a media noche como travesura para vivir entre estrellas y luna.

Perder ese collar, ha sido perder un trocito de mi, y duele, dolerá. pero poco a poco voy aprendiendo a medida que pasa el tiempo que todo pasará. El collar y todo lo que me recordaba quizá tenía que desaparecer.

O mejor dicho tienen que desaparecer, tengo que dejarlo ir. porque sé que estoy peor que ayer pero mejor que mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s