Mi sonrisa.

Recuerdo como sonreías, recuerdo como deseaba que ese momento nunca acabara, o mejor dicho, deseo que nunca hubiese acabado.

Es tarde, para decirlo ¿verdad? es tarde para decirte que te quise, que mis verdaderas sonrisas fueron contigo. Ahora ya no queda nada.

Llevo treinta días encerrada entre paredes de cristal, y más de mil encerrada en mi cabeza.

Solo puedo sonreír y espera que en algún lugar del mundo, de las estrellas puedas sonreír, esa misma sonrisa que me ilumino y me conquistó e hizo que deseara que el mundo no se detuviera siempre que estuvieras a mi lado.

Sonríe, por favor, sonríe aunque no sea para mi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s