Tu voz

¡Maldita sea! He oído tu voz nuevamente.

Y he roto a llorar, me he roto por dentro, en ese mensaje me decías que acababas de salir del trabajo, ibas hacia el metro, y tus palabras dibujaban un cuadro.

Y he mirado el maldito reloj de la pared, esperando que sean las diez, esperando el sonido de las llaves, y el abrir de la puerta, pero ese sonido nunca llega, nunca.

Nunca llegará.

¡Maldita tu voz! esa voz que no es mía, que ya partió, que se fue.

¡Maldita sea yo! porque en mi cabeza había demasiadas personas y di todo por sentado, y pensé que tu amor sería eterno.

¡Maldita sea yo! Por nunca decirte que te amaba, que te amo y te amaré, que estaba demasiado dañada como para amar.

¡Maldita sea el amor! porque no sabe cuándo atacar, ni cómo llegar al corazón y cuando lo hace, no sabe el destrozo que hace al marcharse.

¿Maldita sea el amor?

Siempre nos sentimos bendecidos cuando llega pero infelices o desgraciados cuando se va.

El amor de mi vida se fue, lo quise y no supe que era amor hasta que se fue, hasta que que todo me recordaba a él, hasta que escuche su voz y no puedo hacer otra cosa que irme a la cama a llorar esperando que sean las diez.

¡Maldita sea todo!

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s