Punto de apoyo

Cuando era pequeña, intentaba formar castillos de naipes para ello, trataba de buscar el punto de apoyo entre las cartas, era divertido, un simple juego.

A medida que avanzó el tiempo, el punto de apoyo fueron mis padres, luego ya el mundo se puso patas arriba y perdí mi punto de apoyo, busco desde es entonces un punto de apoyo.

Un punto, un lugar donde descansar, dónde poder llorar, sin que nadie me juzgue, un lugar donde todos estén de mi parte, pero no he encontrado ese punto de apoyo, ese lugar, aunque también puede ser una persona.

No he encontrado a esa persona que me apoye, que pueda llamar en mitad de la noche y decir, te necesito, he sido el apoyo de muchos pero nadie ha sido el mío, ni siquiera yo misma he podido apoyarme, ya que el peor verdugo de mi vida he sido yo.

Pensé que el tiempo pondría el mundo volvería a girar y todo, como un juego volvería a la casilla de partida.

Al inicio, y así mi vida sería normal.

Comenzaría de nuevo.

Nueva partida.

El ser humano es tan estúpido que se engaña así mismo, no se puede volver al pasado, una vez has avanzado en el tablero, solo queda jugar.

Ahora solo tengo que aprender a ser mi propio punto de apoyo, sino no podré seguir adelante.

Como una pequeña flor que se abre paso entre en pavimento de la ciudad.

Rompe el cemento, todo aquello que le oprime y sale adelante, con el agua de lluvia que se cuela y con los rayos de luz, así saldré adelante.

Tengo que ser mi punto de apoyo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s