Un día soleado

El sol sale por el este, todos los días.

Escucho el ruido del viento atravesar mi persiana

intento mantenerme lo más quieta posible,

controlando mi respiración,

sintiendo cada uno de mis latidos,

el tiempo pasa, y sigo respirando.

Sigo viva.

La cacofonía de mi cabeza se despeja,

las voces repiten un no puedes,

pero yo si puedo, porque el sol sale por el este

cada día, y se pone por es oeste.

Es continuo y perpetuo.

La única que puede cambiar el ritmo del día soy yo.

Aunque llueva, es un día soleado.

Aunque diluvie, sonreiré.

Porque mi día soleado vive en mi, en mi respiración,

en los latidos de mi corazón, en mi piel, en mi corazón,

en mis recuerdos, en mi mente.

Mi día soleado soy yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s